Pacho Bertel, necesita la ayuda del alcalde de Montería Marcos Daniel Pineda García

Croniquilla Sinuana

Procedente de San Pedro Sucre, llegó a Montería, por allá a finales de la década del 70, Francisco Bertel, de tez morena, cabellos achinado, contextura gruesa en busca de trabajo, tocó puertas por todas  partes y no se las abrieron.

Que tuvo que hacer este pobre hombre, prestar un dinero que solo le sirvió para pagar tres meses de arriendo en un local pequeño que estaba entre las calles 32 y 33 carrera segunda justamente frente a la extinta Telecom sede principal del Centro de Montería.

Ahí Pacho como se le llama popularmente, monta una Cafetería donde empezó a vender comidas al alcance de todos, siendo sus principales comensales trabajadores de Telecom, luego le insinuaron que vendiera cervezas por las noche y para que Pacho se fue dando a la clientela dado a su forma de ser, humanitario, servicial, con un don de gente envidiable, de esta manera se fue ganado el aprecio y cariño de propios y extraños.

Esta cafetería conocida como La Cafetería de Pacho, se convirtió en la atracción de todos, en sitio de encuentros amorosos, de  agencia de correo.

Pacho, además de ser buena persona, había veces que hacía de “Samaritano Caritativo” le fiaba un plato de comida al que no tenía para comprarlo, a otros se los regalaba.

Pero como se fue queriendo con todos, alcanzó la popularidad inmensa como el  mar, hasta que llegó un “cachaco” y lo anima para que aceptara ser candidato de Montería, acepta y se mete de lleno a la política, la cosa le fue gustando que ya no tenía tiempo para atender su negocio, la campaña se disparó al parecer  a favor de Pacho, todos lo daban ganador.

Llega el día de las elecciones, la Sede de pacho, se veía atiborrada de   sus supuestos seguidores, todos salían con pasteles  en sus manos, otros alegres con botellas de ron y otros con platica dígase por ahí con $10 mil pesos …La alegría era desbordante en esa Sede, las arengas no paraban de  escucharse..Pacho, Pacho, Pacho Concejal…Resultado de estas elecciones  los demás candidatos salieron y Pacho no logró  su sueño…no fue elegido…

Por que según lo  comentario…un pequeño comerciante no podía ser Concejal, otros que se le robaron los votos, otros que farriaron a Pacho…el pobre quedó endeudado, había prestado plata y desde ahí le vino su decadencia de su negocio que tenía posicionado, había quedado mal en la cancelación del arriendo del local por varios mese y otros compromisos  económicos…

El pobre Pacho, tuvo que entregar el local, al desaparecer su negocio…no tenía para donde coger, los amigos más nunca aparecieron, ni preguntaban por él…

Un día menos pensado se le ve a Pacho parqueado sobre el anden de  la calle 32 entre carreras 1 y 2 de esta ciudad, con una mesita, un fogón, una vitrinita vendiendo fritos, principalmente Patacones…lleva en ese sector más de 20 años sufriendo bajo la inclemencia de sol, de la lluvia…como lo dice él para poder subsistir…

En esta segunda  era de la alcaldía de Marcos Daniel Pineda García, es perseguido todos los días por un grupo de funcionarios  que les llaman los cuidadores del espacio público, llegan al rebusque de Pacho, le dicen “Usted aquí no puede estar”.. que hace el pobre Pacho, recoge sus cosas que en muchas veces regala sus fritos a las personas que están a su alrededor..pero al día siguiente sigue la misma faena de Pacho para poder subsistir igual al resto de su familia, por la falta de empleo o de soluciones a las personas que trabajan con mucho sacrificio y honradez….como es el caso de Pacho. Que es víctima de todo hasta de los cobra diario…

Hay que buscarle una pronta solución a este caso del pobre Pacho, porque sabeos que el alcalde Marcos Daniel Pineda garcía, tiene corazón, de buenos sentimientos, le ubique una modesta caseta a este hombre que se le ve el deseo de trabajar a lo bien sin hacerle daño a nadie.

Textos: ROBERTO CASTILLA ARROYO

Foto Revista EXPECTATIVA

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *