Crónica de Montería; SERVICIO DE DOMICILIARIOS SE PUSIERON LAS PILAS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.

Estudiantes universitarios sobresalientes, entre ellos EDGAR DIAGO, futuro Comunicador Social y Periodista.

 

*******

 

MONTERIA CORDOBA-. Debido a la situación presentada en el mundo, Colombia, sus departamentos y ciudades, causada por la pandemia del Coronavirus, el cual se le llama el COVID-19, en la que los gobiernos de turno se vieron en su derecho de crear drásticas medidas por decretos para que se efectuara la cuarentena que a su vez hizo el llamado al Confinamiento de las personas de estar en casa, de lavarse las manos, de usar el tapa boca, fuera de todo esto imponer ley seca y toque de queda, para evitar el contagio de este virus a muchas personas, además de imponer el pico y cédula para el mayor control de la ciudadanía…

Esto ocasionó que las personas que no acataban estas medidas eran sancionados por las autoridades con comparendos, ya que se tuvo que cerrar el comercio en general, restaurantes, bares, iglesias, farmacias etc

Fue así que las mismas autoridades dieron vía libre para que se le diera permiso el servicio de transporte en la ciudad de mototaxis acreditados contando con todas las medias de bioseguridad, para brindar sus servicios de domicilios, esto ha ayudado mucho, sobre todo en pedidos de comidas, de medicamentos, algo así como servientrega…

Pero lo mejor en las personas que brindan este servicio es que pertenecen a una semi-empresas debidamente uniformados, carnetizados, para que todo sea legal…los responsables de prestar este servicio a la ciudadanía hicieron la convocatoria al personal solo jóvenes….

Entre ellos está un chico que vive en el sector rural entre Montería y Cereté, propiamente en la vereda de Chocolate, quien todos los días madruga en su moto a trabajar en una de estas microempresas, este chico se llama Edgar Diago, es un estudiante de octavo semestre de Comunicación Social y Periodista de la Universidad Pontificia Bolivariana de Montería.

Al ser entrevistado para Revista EXPECTATIVA, sobre esta determinación de trabajar como domiciliario y por qué lo hace, respondió: «Al ver que todo se paralizó por esta pandemia, yo quedé sin poder ir a estudiar en la UPB, quedarme en casa sin hacer nada, aproveché al llamado de esta microempresa para prestar este servicio a la comunidad de Montería, también de costearme con lo que me pagan parte de mis estudios y gastos personales, así ayudar en algo a mis padres».

¿Edgar, usted se siente satisfecho en trabajar en un medio como mototaxista domiciliario? -Claro que si me encuentro satisfecho, en un principio me daba duro, no tenía la experiencia, con el transcurso de los día me fui adaptando, aprenderme las direcciones donde tenía que entregar el servicio del pedido que hacían como comidas, medicamentos y otras cosas como postres, tortas, uno de ellos la nueva modalidad de los que hacen postres a través del emprendimiento en LE DOUX.

Lo de este chico es un ejemplo a la juventud, para que se motiven a trabajar ser en un futuro un gran profesional y servirle a la sociedad en general.

 

Textos: ROBERTO CASTILLA ARROYO.

Fotos: NAYIBE LLORENTE ESPITIA – Revista EXPECTATIVA.

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *